LUNES OTRA VEZ

Imaginemos esta escena: Domingo, 9 de la noche en la comodidad de su hogar, probablemente viendo un programa político y recordando, con cierta mueca malhumorada, que ya falta poco para el día lunes, es decir, nuevamente al trabajo con una larga semana de 5 días (o 6 dependiendo del contrato).

Sin embargo, no todos los domingo en la noche (lunes chico) o la mañana del lunes, tiene que ser un martirio si definimos cuáles son nuestras prioridades en la vida y nuestro verdadero rol en el trabajo. Si asumimos que el lunes es el inicio de una semana que pude traernos soluciones en vez de problemas cambiaremos el enfoque real del fatídico lunes convirtiéndolo en el día de las posibilidades.

– Revise su agenda: aunque puede sonar en principio tedioso, darle un vistazo a la agenda semanal hará que vea el mapa completo y las oportunidades con él y no acumule todo en un solo paquete de dificultades. Este mapeo de la semana lo beneficiará ya que, siendo lunes, podrá separar citas, determinar horarios para labores especificas y le generará metas
– Haga un balance de la semana anterior: No sólo es cuestión de revisar los pendientes y agendarlos. El lunes tómelo como un breve momento para generar autocríticas, reconocer logros y afilar las soluciones para los problemas sucedidos. Hacer un balance propio a inicios de la semana debe volverse alentador porque ello nos hará mejores profesionales en el día a día de lunes a viernes.
– Reconozca el valor de su gente: Tanto en casa como en el trabajo usted no está solo. ¿se ha detenido a pensar qué está dispuesto a hacer esta semana por la persona de al lado? ¿o quizás no ha reconocido el valor agregado que su compañero, jefe o colaborador hizo por usted la semana que pasó?. Reconocer a las personas que nos acompañan durante el primer día laboral y hacérselos saber nos dará un respiro…siempre es bueno dar buenas noticias, qué mejor que hacerlo cuando la jornada empieza!.
– No todo es trabajo. Piense ese lunes fastidioso como el inicio de una semana donde tendrá nuevas experiencias. Una salida con la familia que hay que planificar, una noche en el cine, salir a tomar un café pueden ser actividades que lo hagan permanecer despierto el lunes puesto que lo tendrán (además de su trabajo) pendiente de esas actividades que le pueden ser muy satisfactorias en la semana.
– Y Finalmente, cuando amanezca ese primer día de la semana, agradezca que es lunes y tiene la bendición de ir a trabajar. ¿Se imagina un lunes sin tener que ir a trabajar por desempleo?. Si somos agradecidos con la vida, sea el trabajo que sea, sabremos que el día lunes que nos lleva al trabajo es un gran día…¡iremos a trabajar!…si voltea la torta de sus pensamientos verá que no es malo, todo lo contrario, es de las mejores cosas que nos pueden pasar ya que gracias a nuestros trabajos podremos optar por un mejor nivel de vida. Pensar en el lunes como “qué pesado, tener que ir a trabajar!” nos lleva a ser improductivos, cuando la realidad es que si vemos al lunes como el día en que ofreceremos lo mejor de nosotros y que nos permitirá superarnos nos engrandecerá y nos llenará de satisfacciones, no solo laborales sino personales.

Recuerde que todo se ve de acuerdo al cristal con que se miran las cosas. Hagamos del lunes el día productivo, el día esperanzador, el día importante, el día de las posibilidades

Rodolfo Pomalaya
Marzo 2010

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s